Blogging para tiendas online

Blogging para tiendas online
2019-07-04 https://soy.es/blog/wp-content/uploads/2019/07/blogging-ecommerce.jpg Atención porque vamos a hablar de blogging para eCommerce, no de tener una tienda online con un blog. ¿Crees que es lo mismo?

Atención porque vamos a hablar de blogging para eCommerce, no de tener una tienda online con un blog. ¿Crees que es lo mismo? Pues vas a ver que no tanto.

La idea es que, tras leer este post, tengas una idea estratégicamente mejor enfocada de lo que es mantener un blog, lo que puede aportarte, cómo gestionarlo de una manera óptima y, en definitiva, cómo sacarle partido en tu tienda.

¿Qué es el blogging?

En la misma introducción ya apuntábamos que no es estrictamente tener un blog y ya. El blogging es una estrategia en sí misma en la que los posts colgados son solo una herramienta para implementarla.

Cuando una marca se lanza al blogging, la estrategia online se ve afectada de muchas maneras. El contenido se convierte en algo que está presente en todo momento y lugar, desde la home del eCommerce a las fichas de producto y, por supuesto, en la comunicación y redes sociales.

Estamos hablando de utilizar el contenido para conseguir ofrecer a nuestro público objetivo un enfoque que va más allá de la venta directa. Buscamos la captación a través del servicio, resolver dudas y necesidades que en origen no son transaccionales. De este modo obtenemos una mejora de nuestra reputación que influye directamente en nuestro posicionamiento de marca.

Muchas tiendas han atendido a la recomendación de crear blogs pero, bien por falta de consistencia o por no aplicar una visión estratégica a su marketing de contenidos, terminan por actualizarlos de manera residual o abandonándolos por completo.

¿Qué te aporta el blogging para eCommerce?

Lo cierto es que, si ponemos en una balanza los pros y los contras, podemos decir que es beneficioso en muchos aspectos. La relación entre lo que aporta y la inversión (económica y en recursos humanos) se salda muy a favor. Veamos en detalle cuáles son esas ventajas para que puedas tomar tu decisión de manera contrastada.

#1 – Mejora el SEO

Lo primero que debes saber es que Google adora los blogs bien hechos. Por lo general las tiendas suelen ser relativamente estáticas ya que reciben contenido de manera puntual.

El blog representa una fuente de contenido fresco, que se actualiza con una frecuencia mucho mayor que otro tipo de páginas. Por decirlo de alguna forma, hace que tenga sentido el rastrear la página con una mayor frecuencia.

Por otra parte, cada post y cada categoría son potenciales fuentes de entrada de tráfico. Aquí entra en juego lo que se suele llamar long tail. Este término hace referencia a aquellas palabras más específicas que las principales (también llamadas core keywords).

Pongamos el ejemplo de una zapatería online. Tendríamos «zapatos de mujer», y esta palabra seguramente sea una categoría de nuestra tienda. Si nos posicionamos por esta palabra clave conseguiremos mucho tráfico pero la competencia es muy elevada. Sin embargo, podemos crear un post titulado «Los zapatos de mujer más cómodos» y atacar esa palabra con menos búsquedas mensuales, pero menos competencia.

Y no podemos cerrar este epígrafe sin hablar de algo muy importante como son los enlaces. Cuando tenemos un blog dentro del dominio, todos los links externos que reciba estarán beneficiando a dicho dominio de manera global. Por otra parte, el enlazado interno también mejora porque nos permite de manera natural enlazar de «Zapatos de mujer cómodos» a la categoría correspondiente.

#2 – Mejora la experiencia del usuario

Tomar una decisión de compra no es algo tan sencillo como entrar en la tienda y pagar. El cliente cada vez requiere de una investigación mayor, busca, compara y quiere saber lo más posible antes de pasar por caja.

El blog permite que, esa parte de su viaje de usuario, transcurra dentro de nuestro control. A lo que nos referimos es a un supuesto en el que el usuario llega hasta nuestro producto, pero antes de comprarlo quiere estar seguro de que es lo que realmente busca. Si tiene un blog que consultar, es muy probable que lo utilice, con lo que no saldrá de nuestra página.

También puede ocurrir de manera inversa y que ese mismo usuario, en plena fase de descubrimiento o comparación, llegue hasta un post posicionado o referido por otro usuario. Lo que es una búsqueda de información puede acabar siendo una conversión si el contenido es satisfactorio.

#3 – Los blogs generan interacción

Ya hemos dicho que apoyan al tráfico orgánico, pero también son un gran argumento para alimentar nuestros perfiles sociales. Algunas veces no sabemos exactamente qué publicar, así que una buena idea es ser nuestra propia fuente de contenido.

Si nuestros posts son profundos, completos y aportan valor, los usuarios comentarán en el blog así como en sus perfiles en redes sociales y lo compartirán con la comunidad. De este modo estamos incentivando también el tráfico social y nuestro reconocimiento de marca.

También representan una oportunidad para establecer relaciones y sinergias con otras marcas y profesionales a los que podemos abrir una tribuna con colaboraciones esporádicas (lo que se suele llamar Guest Posting o Posts Invitados).

¿Qué desafíos supone un blog?

Sí, está claro que no es un camino de rosas y que cualquier estrategia tiene sus contrapartidas. En el caso del blog hay que tener en cuenta algunos condicionantes importantes.

#1 – Hay que invertir tiempo

Nos guste más o menos, mantener un blog consume recursos. Podemos obviar el aspecto técnico, pero una vez implementado hay que trabajarlo en detalle, planificar, generar el contenido y dinamizarlo.

Todo este proceso llevará bastante tiempo, especialmente si se hace bien. Sabemos que el reloj te aprieta siempre y que hay miles de tareas que realizar.

#2 – Puede requerir inversión económica

Esta es una máxima que se repite en todo lo que tiene que ver con el marketing: si no quieres o no puedes invertir tiempo, tendrás que invertir dinero.

Pagar a redactores que sepan lo suficiente del tema en cuestión, imágenes, infografías, alguien que maquete los posts, que los mueva… Necesitas ofrecer recursos de calidad y que sean un auténtico activo para tu eCommerce, bien por lo que aportan al cliente o bien por lo susceptible de ser compartidos o enlazados que resulten.

#3 – Es una estrategia de largo recorrido

El impacto del blogging para un eCommerce es notable, pero también es cierto que no se produce de manera inmediata.

Se requiere de meses de trabajo para empezar a ver resultados y la única forma de acelerar, en cierta medida, el proceso es aumentar el ritmo de publicación. Si lo que quieres es una estrategia con resultados inmediatos, lo mejor es que recurras a las campañas de PPC que tienen un retorno inmediato y mientras, en paralelo, trabajes el blog, el SEO y el resto de ellas.

Empezar paso a paso

Este es un camino largo y así tienes que verlo. Como hemos comentado, vas a tener que dedicarle horas y esfuerzo pero también descubrirás que puede llegar a ser muy enriquecedor.

Llegado el momento de arrancar estarás un poco perdido, especialmente si es tu primera aproximación al blogging. Para ayudarte un poco a la hora de organizarte, aquí van algunos consejos.

Tipo de contenido del blog

Te preguntarás: «¿de qué hablo en el blog de mi tienda?». Esto es lo más relevante, claro está. Para ello es importante que manejes las diversas tipologías de contenidos que suelen conformar la estrategia.

  • Contenido corporativo: no abuses de las noticias propias, los usuarios tienen un interés limitado en ellas. Cuando publiques posts sobre ti procura que no parezcan excesivamente autobombo y que aporten cierto valor.
  • Contenido de consulta: nos referimos a información útil incluso aunque sea corporativa. Un buen ejemplo serían los tutoriales para utilizar productos de tu catálogo.
  • Análisis: a los usuarios les encantan los datos. Cuando están en la fase de descubrimiento y comparación los devoran. Asegúrate de ser tú su fuente de información y acabarán comprando en tu eCommerce.
  • Seguimiento de eventos: ya seas tú el que los organiza o acudas a ellos regularmente, el blog es un gran espacio para comunicarlo y hacer seguimiento de los mismos.
  • Promociones y concursos: cuando estás metido en mecánicas promocionales, desde el blog puedes informar a los usuarios al tiempo que vas actualizando el estado de las campañas.

Solo son cinco, pero podemos asegurar que la inmensa mayoría del contenido se puede englobar en una de estas categorías.

Periodicidad

Esto es importante, sobre todo al principio. Tienes que marcarte un ritmo de publicación que puedas asumir. Sé lo más ambicioso que puedas dentro de lo razonable, porque cuanto más publiques mejor (pero tienes que ser capaz de asumir el compromiso).

En la primera fase te recomendaría que tuvieras posts preparados para empezar teniendo al menos uno por semana, si puedes tener 2 o 3 sería ideal.

Antes de empezar a publicar es interesante que tengas un cierto repositorio de contenido preparado. Si tienes cubiertas las primeras semanas antes de salir online, te estarás ahorrando estrés para llegar al objetivo.

Calendario editorial

Una simple hoja de cálculo compartida con todos los implicados te facilita mucho la tarea y mantiene el estatus actualizado.

Prepara un gran listado de contenidos para cubrir 6 o 12 meses. Ten en cuenta qué días se va a publicar y qué contenidos dentro de esas tipologías comentadas va a redactarse. Tener una visión amplia de los meses que vienen por delante te ayudará también a tematizar las publicaciones en base a hitos importantes.

Prevé esas fechas importantes para tu negocio (lanzamiento de nuevos productos o colecciones) y las que lo son para tus clientes (rebajas, black friday, eventos relevantes para tu nicho…) sin olvidarte de los hitos estacionales más importantes (día de la madre, del padre, vacaciones, Navidad…)

Recoge en la hoja de cálculo de la que hablábamos al principio todas las propuestas de títulos, asigna un responsable y una fecha de publicación. Solo con esto serás mucho más productivo.

Consejos de redacción

El primero que te vamos a dar es el más importante: que aquello que escribes sea percibido como algo interesante, que aporte valor de verdad. El segundo es que ese contenido esté alineado con los intereses reales de tu público, puedes escribir interesantísimos artículos técnicos sobre la confección de las prendas de algodón, pero si tus lectores quieren saber otras cosas a un nivel menos profundo, ese trabajo está perdido.

Una parte importante del blogging se resume en conseguir una relevancia SEO. Redactar para posicionar en buscadores tiene ciertos condicionantes:

  • Una extensión suficiente: se suele hablar de 300 palabras, pero lo cierto es que está comprobado que a mayor extensión, mejor posicionamiento.
  • Uso de keywords: todo el texto tiene que ir orientado a satisfacer una intención de búsqueda. Siempre hay una palabra clave que resume ese interés del usuario y debe estar presente en el título, la descripción, la URL, títulos… y por supuesto en el cuerpo del texto.
  • Categorizar: las categorías del blog te ayudan a englobar los contenidos dentro de un mismo interés. De hecho unas categorías fuertes y optimizadas también posicionan. Por cierto: evita que las categorías del blog sean las mismas que las del eCommerce, si no lo haces corres el riesgo de que las canibalicen las de la tienda online y, no nos olvidemos, lo que nos interesa es vender.
  • Enlazado: los posts tienen que estar enlazados entre sí y con el resto de las páginas del sitio. Esto potencia todas las urls implicadas. También es interesante enlazar a recursos externos a tu web si son de autoridad, contrariamente a lo que algunas personas piensan, favorece el posicionamiento.

Dicho todo esto viene el tercer consejo clave: escribe para personas, si lo haces bien las máquinas lo entenderán. No cometas el error de querer agradar al robot de Google por encima de los lectores humanos del blog. Al fin y al cabo, ellos son los que compran.

En cuanto al tono, para cerrar el tema, te diría que seas consecuente con el que utilizas de manera habitual en tu comunicación. Si eres didáctico, activista, desenfadado, riguroso, buscas potenciar la autoridad de tu marca o conectar con el lado más lúdico de la audiencia… tu blog deberá mantener esa línea de comunicación.

Difusión del contenido

Esta puede ser la parte más complicada al principio. Cuando eres una marca establecida en el mercado, seguramente tengas detrás una cierta comunidad o un público fidelizado, por lo que siempre será más fácil llegar a los que ya te conocen.

Por el contrario, cuando acabas de arrancar, no cuentas ni con el posicionamiento SEO (nunca es inmediato), ni con esa comunidad que te apoye, así que tendrás que trabajar bastante.

Por lo general, las vías que mejor funcionan para dinamizar el contenido de un blog son:

  • Listas de correo: cuando vas generando una base de datos, el email marketing hace maravillas. Prioriza en tu estrategia el registro y diseña contenido como newsletters que puedas enviar con regularidad.
  • Redes sociales: si has creado unos buenos posts que recojan el interés del usuario, redactados de manera atractiva, bien fundamentados y publicados en el momento preciso… las redes sociales te ayudarán mucho a mover el contenido.
  • PPC: sí, a lo mejor te toca pasar por el aro de las campañas de pago. Si confías de verdad en tu contenido y aún no cuentas con una masa de lectores ni suscriptores consolidada, puedes promocionar tus mejores posts para hacerlos más visibles.

En realidad, en este epígrafe estarán todos los medios que se te puedan ocurrir, solo hay que tener un poco de imaginación. Por ejemplo: si haces guest posting permitiendo que otro usuario o marca relevante escriba en tu blog, conseguirás llegar a su comunidad. Algo parecido a hacer campañas de marketing de influencia.

¿Cómo lo ves? ¿Te animas a hacer blogging para tu tienda online? ¡Cuidado que engancha!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *