¿Cómo eliminar productos de mi tienda online sin morir en el intento?

Es común que a medida que actualizamos el catálogo de nuestra tienda online debamos suprimir productos. Este hecho genera una consecuencia obvia, que son los conocidos errores 404.

En este artículo os daremos algunos consejos para gestionar la actualización de catálogo y poder eliminar productos sin riesgo a que esto nos perjudique.

¿Cómo evitar los errores 404 en mi tienda online?

El principal problema de los errores 404 es que Google no suprime esas URL de su índice de forma inmediata. Es común que vuelva a visitar las URL eliminadas en repetidas ocasiones, incluso que tarde semanas o meses en eliminar definitivamente ese resultado de su índice generando errores 404 tras cada uno de los hits.

En tiendas pequeñas este puede no ser un problema grave, fuera de casos específicos que tengan gran porcentaje de su tráfico orgánico dirigido a esas URL de producto a eliminar. En tiendas con catálogos grandes a actualizar sí nos puede generar mayores inconvenientes.

Para tratar de evitar este problema tenemos varias opciones, devolver un código 200 y mostrar contenido para esa URL, devolver un código 300 y redirigir el tráfico hacia una URL muy similar o bien devolver un código 410 para tratar de suprimir lo antes posible esa URL del índice de Google.

La primera pregunta que debemos hacernos antes de decidir qué código devolvemos es: ¿Esa URL es importante para mi proyecto o es residual? Entendemos como URL importante aquella que ha recibido parte importante del tráfico de tu sitio y en consecuencia puede recibir enlaces externos. O que puede seguir recibiendo tráfico orgánico y en consecuencia está posicionada en los resultados de los buscadores.

Si la respuesta es sí, tenemos dos opciones para eliminar esa URL importante de la tienda online. La primera vía es el código 200, es decir, seguir mostrando contenido en esa URL. La segunda opción es la de devolver un código 300, es decir, redirigir esa URL a otra muy parecida.

 

Devolver un código 200 para un producto descatalogado

Para ello dejaremos la URL de producto intacta, y modificaremos el contenido de la misma, es decir, la descripción del producto. Lo primero que debes hacer es desactivar la opción de compra del producto, que para ello está descatalogado. De este modo evitarás enfados evidentes de tus clientes, debidos a las cancelaciones por compras de un producto que no está disponible.

El siguiente paso será modificar la descripción, lo primero que debes contar es la razón por la que ese producto no está disponible a la compra. ¿Ese producto se ha dejado de fabricar? Seguro que tendrás en tu catálogo otro parecido o su nuevo modelo para aconsejar su compra. ¿Esa marca o fabricante ya no existe? Lo mismo, aconseja otra marca con un producto de precio y características similares en la descripción de producto. ¿Has dejado de comercializar esa marca? En este caso puedes aconsejar otros productos similares de otras marcas, pero deber tener en cuenta que si se puede comprar en otra tienda, la experiencia de usuario que estás devolviendo es mala, tarde o temprano ese producto perderá la visibilidad que tuvo.

Trabaja las fichas de producto descatalogados para mostrar el máximo de productos similares, incluso ofrece códigos de descuento si ofreces un producto que sea similar pero no exactamente igual, como puede ser el caso de otras marcas alternativas.

Por último, organiza bien tu tienda online. Trata que los productos descatalogados aparezcan en la parte final del listado de productos de la categoría, o agrúpalos de forma que todos los descatalogados estén juntos en una misma sección. Mezclar producto descatalogado con producto disponible en la misma categoría puede empeorar tus ratios de conversión y ofrecer una mala experiencia de usuario dentro de tu tienda online.

 

Devolver un código 300 para un producto descatalogado

Se trata de redirigir ese producto hacia otro muy muy similar. El código concreto a utilizar es el 301, redirección permanente. En ocasiones se puede usar el código 302, de redirección temporal, pero esta última tiene usos muy específicos.

Hago especial énfasis en el muy muy similar, ya que no podemos redirigir un producto que se va a eliminar hacia cualquier URL. Es común encontrar redirecciones hacia la página de inicio o hacia categorías, lo más probable es que estas nos generen errores marcados como soft 404 en Google Search Console.

Cuando un usuario entra en tu tienda online directamente a un producto, lo más probable es que haya realizado una búsqueda muy específica, está buscando algo concreto. Si le aparece la portada de tu tienda online lo más probable es que no lo encuentre, es decir, no estás resolviendo la búsqueda del usuario y requieres que busque en toda tu tienda. Acción que la mayoría de usuarios lo más probable es que decidan no realizar. Esto es detectado por Google como una broma de mal gusto que genera una mala experiencia de usuario en tu sitio.

En otras palabras, imagina que entras en una tienda preguntando por un producto específico y el dependiente o dependienta te dirige a la puerta de entrada otra vez para que busques el producto por toda la tienda. La probabilidad de que te vayas y no vuelvas a entrar más en esa tienda es elevada, ¿Verdad?

Las redirecciones de un producto descatalogado deben ser muy específicas y llevar hacia otro producto que resuelva igual de bien todas las posibles preguntas que pueden hacer los usuarios en el buscador.

Un caso de ejemplo de buen uso de las redirecciones es para productos que se actualizan año tras año. El nuevo modelo de este año lo más probable es que tenga características incluso más atractivas que el del año anterior. O como el caso de Detectalia, cuando se modifica un billete necesariamente aparece una nueva máquina detectora de billetes falsos. El modelo anterior ya no tiene ningún valor para el usuario que busca un detector de billetes falsos, esa máquina está obsoleta, por ese motivo la mejor opción es redirigir el usuario hacia la nueva máquina capaz de detectar los nuevos billetes en circulación.

Otro caso de ejemplo de mal uso de las redirecciones son las que nos llevan a un producto alternativo de otra marca. Para una posible búsqueda de tipo de producto y marca no resolveremos la consulta, lo más probable es que el usuario se vaya de tu tienda, mala experiencia de usuario registrada por Google. También en el caso de los colores, si te has quedado sin el rojo, no lo redirijas al verde, es posible que el usuario haya buscado específicamente el color rojo de ese producto y si le muestras el verde lo más probable es que se vaya inmediatamente de tu sitio.

 

Ya que la gran mayoría de vosotros utilizáis Prestashop en vuestras tiendas, lo tenéis fácil. En la misma ficha de producto de vuestro backoffice encontraréis las siguientes opciones cuando se desactiva un producto. Estas os permiten buscar de forma fácil el producto de destino al que queréis redirigir el tráfico. Recordad que la redirección a elegir por norma general es la permanente 301.

 

Devolver un código 410 para un producto descatalogado

El código 410 es una buena alternativa para suprimir de los índices de los buscadores de forma rápida contenido residual de tu página, sin mucha importancia. Ten en cuenta que si un producto recibe enlaces externos devolverá el código 410 eternamente, ya que mientras esa URL donde está tu enlace sea rastreada también seguirá el enlace que dirige a tu producto eliminado. En este caso debemos volver a las dos soluciones anteriores.

A diferencia de los códigos 404, que le indican un contenido no encontrado en el servidor, los códigos 410 Gone indican que ese contenido ha sido eliminado y a la vez no volverá a estar disponible.

Se puede decir que el 410 se devuelve para indicar que esa URL ha sido eliminada de forma intencionada, de este modo el buscador puede tener preferencia en desindexarla de sus índices.

El 404 en cambio puede ser generado por muchos más motivos, como haber desactivado un producto por error, o haber eliminado algún archivo o carpeta de tu sitio sin darte cuenta. Por este motivo el buscador lo más probable es que visite esa URL en repetidas ocasiones, para comprobar si el contenido vuelve a estar disponible o no. Pasado cierto tiempo terminará por suprimir ese resultado de su índice.

 

La efectividad del código 410 la hemos comprobado recientemente en Privafarma, tienda que tras contactar con nosotros le detectamos un directorio con más de 90.000 resultados indexados por un ataque. En menos de 30 días conseguimos suprimir prácticamente todo el contenido spam de los resultados de búsqueda. Para que veáis que el código 410 es muy útil y a la vez tiene múltiples aplicaciones.

 

Esperamos que estos consejos os sean de utilidad para gestionar correctamente vuestro catálogo, de lo contrario podéis usar nuestra sección de comentarios para exponer vuestro caso o contactar directamente con nosotros, ¡Será un placer atenderos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nicripsia Internet S.L se hace responsable del tratamiento de sus datos personales. Pudiendo ser estos utilizados según las finalidades definidas en nuestra política de privacidad.

  He leído y acepto la política de privacidad